200GiB de diccionario

Como dije en este post, dejé creando con wg.pl un diccionario de palabras, con el objetivo de tener sus respectivas letras ordenadas de forma aleatoria, por aquello de que, es muy posible que la contraseña que esté asignada a una red wifi protegida con WPA-TKIP sea un churro semejante a este ijwf3ufw. Aunque ahora comienzo a creer que tener un fichero que contenga todas las combinaciones posibles de letras mayúsculas, minúsculas y números es una utopía. Más que nada porque ya tengo un fichero de 200GiB que me ha dejado sin espacion en /home y sólo va de la palabra aaaaaaa hasta la aDxfSBD .

Algo me dice que, o bien me compro un disco duro externo de al menos 2TB, o lo voy a pasar muy mal cuando quiera utilizar ese fichero desde el portatil. Con lo que de momento sólo podría realizar pruebas de crackeo WPA-TKIP con un diccionario de la xxxxxx a la yyyyyyy. Y si la clave no se encuentra en ese rango tendría que volver a generar otro diccionario esperando que estuviese en el nuevo fichero. Me parece demasiado costoso y poco viable, ya que, wg.pl no permite establecer una palabra de inicio, sino una longitud de palabra inicial. Con lo cuál, estaría obligado a modificar el script para poder establecer este punto de partida y, a fecha de hoy, no sé nada de Perl. Lo dejo para un poco más adelante.

Lo prometido es deuda

Hace poco más de un año, Pablo (un compañero de la facultad) y yo estábamos preparando uno de los exámenes más temidos, Redes de Computadores 2, cuando comenzamos a hablar sobre cosas que se debe hacer en esta vida. Entre pitos y flautas salío las tres cosas que todo hombre debe hacer antes de morir:

  • Escribir un libro
  • Tener un hijo
  • Plantar un árbol

Así que, temerosos de nuestro “maravilloso” profesor de Redes decidimos hacer un pacto ante la atenta mirada de los Dioses: “Si aprobamos, plantamos un árbol”. Y sí, ambos aprobamos. Estábamos en deuda y debíamos plantar los árboles… aunque no lo hicimos inmediatamente. Fue pasando el tiempo, un mes, dos meses, un año y al final llegamos a la conclusión de que poco nos iba a faltar para que los Dioses se enfadasen y descargaran toda su ira sobre nosotros. Así que decidimos quedar, comprar los árboles y plantarlos con la mayor celeridad posible. Aunque no fue fácil tomar la decisón de qué árboles comprar. Finalmente optamos por una haya y un roble y escogimos el monte Jaizkibel para plantarlos.

Desde que los plantamos a principios de marzo aún no hemos ido a hacerles una visita. Aunque iremos en breve.

 

 

Navegando por internet anonimamente: ¿Posible?

Leyendo XatakaON me he topado con este post sobre una empresa de telecomunicaciones sueca que pretende no almacenar los datos de uso de la conexión a internet de sus usuarios. Espero que sigan adelante con esta iniciativa, a ver hasta donde son capaces de llegar.

Post de XatakaON: http://www.xatakaon.com/noticias-adsl-y-cable/un-isp-sueco-permitira-navegar-de-forma-anonima-por-la-red

Instalar LibreOffice en Ubuntu 10.04

Hoy me ha dado por instalar LibreOffice, después de varios días de pereza. Ha sido bastante sencillo, añadir el repositorio e instalar LibreOffice. Aunque bueno, me he encontrado con que varias veces apt-get me daba problemas con dependencias de la aplicación. A cada fallo añadía la dependencia a la instalación y finalmente ha comenzado la instalación.

Una cosa que me ha resultado curiosa ha sido que antes de comenzar la instalación avisa de que OpenOffice  será desinstalado.

  1. Agregar el repositorio de LibreOffice:
  2. [code]
    sudo add-apt-repository ppa:libreoffice/ppa
    [/code]

  3. Instalar LibreOffice (pongo las dependencias que he necesitado instalar):
  4. [code]
    sudo apt-get install libreoffice-gnome libreoffice-core libreoffice-gtk libreoffice-common
    [/code]

Una vez instalado al acceder a Aplicaciones -> Oficina podremos ver que OpenOffice ya no está y aparece LibreOffice.

Información: https://launchpad.net/~libreoffice/+archive/ppa

El primer post…

Si soy sincero no tengo ni la más remota idea de qué cosas son las que iré escribiendo. Tal vez, sólo escriba tonterías o, tal vez, escriba algo de código que me haya podido resultar interesante para programar. ¡Quién sabe! Es posible que únicamente escriba pufs mentales y sin sentido. Eso sí, escriba lo que escriba lo haré lo mejor posible.

Un saludo, Ikarus.